Ir a…

The PPP Economy

People Planet Profit Economy - Spanish Ed

RSS Feed
Cotizaciůn Ibex 35

Friday, January 28, 2022

Empresa y medio ambiente, obligados a entenderse


En el Consejo Europeo de marzo de 2007, se definieron algunas de las estrategias energ√©ticas de la Uni√≥n Europea, que establec√≠a, entre otras metas, los Objetivos 20/20/20. Dichas directrices pasaban por reducir en un periodo de 13 a√Īos un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto al a√Īo 1990; conseguir que el 20% del consumo energ√©tico de la UE procediera de energ√≠as renovables, y aumentar en un 20% la eficiencia energ√©tica, de manera que el consumo se pudiera reducir en la misma proporci√≥n.

Sin embargo, los objetivos de este plan son más ambiciosos, sobre todo, a largo plazo, ya que establecen que, para cumplir con el Acuerdo de París, en 2050, se deberá ir hacia un modelo de descarbonización de la economía, en el que casi el 100% de la producción energética sea de origen renovable. El objetivo es que, hacia finales de siglo, carbón y petróleo formen parte del pasado, y que nuestros hijos y nietos puedan heredar un Planeta en el que no existan emisiones contaminantes.

Entre ambas fechas, la UE ha fijado un a√Īo intermedio, 2030, en el que plantea una bajada de las emisiones con respecto a 1990 del 40%. En dicha fecha, el peso de las renovables debe elevarse hasta el 27% y el ahorro energ√©tico tambi√©n debe alcanzar este porcentaje.

Elevado coste

Se trata, sin duda, de una iniciativa ambiciosa que requerir√°, adem√°s de un cambio de mentalidad y de costumbres, de importantes desembolsos. Para que Espa√Īa cumpla con los objetivos de reducci√≥n de CO2 establecidos por la Uni√≥n Europea para mediados de siglo, se deber√≠an llevar a cabo unas inversiones por valor de entre 330.000 y 385.000 millones de euros, es decir, una media de 10.000 millones de euros al a√Īo, tal y como revela el informe elaborado por Monitor Deloitte ¬ęUn modelo energ√©tico sostenible para Espa√Īa en 2050¬Ľ.

Esta realidad requerir√° de la implicaci√≥n no s√≥lo de las administraciones p√ļblicas y los ciudadanos, sino tambi√©n de las empresas. Aunque el compromiso empresarial con el medio ambiente est√° fuera de toda duda, desde la Confederaci√≥n Espa√Īola de Organizaci√≥n Empresariales (CEOE) advierten de que las ¬ęreglas del juego¬Ľ deben ser iguales para todos. Y es que hay que recordar que recientemente Estados Unidos se desmarc√≥ del Acuerdo de Par√≠s. ¬ęSi no todos los pa√≠ses cumplen los compromisos medioambientales, la competitividad de las empresas europeas, en general, y de la espa√Īolas, en particular, se puede ver erosionada¬Ľ, asegura Iv√°n Albertos, responsable de Energ√≠a de la patronal empresarial.

Lo que s√≠ es una realidad constatable es que la apuesta de las compa√Ī√≠as espa√Īolas por los aspectos ambientales ha crecido de forma progresiva en los √ļltimos a√Īos, y no s√≥lo por las directrices de Bruselas. ¬ęEn un comienzo, los esfuerzos en esta materia se hac√≠an como consecuencia de la legislaci√≥n ambiental emanada principalmente de Europa. Sin embargo, en la √ļltima d√©cada este compromiso es mucho m√°s aut√≥nomo y parte del convencimiento de la importancia de estas cuestiones para el sostenimiento de la empresa¬Ľ, explica Carlos Mart√≠nez, presidente de IMF Business School. Si bien hace unos a√Īos todas las empresas contaban con un especialista en finanzas o en recursos humanos, hoy, es fundamental en cualquier compa√Ī√≠a de tama√Īo medio, con una actividad industrial o que pueda tener un impacto en el medio ambiente, contar con un profesional que lleve esos temas y que est√© adecuada y suficientemente formado. Actualmente, las cuestiones ambientales son un elemento de la gesti√≥n empresarial tan importante como las cuestiones econ√≥micas o las sociales. ¬ęLa concepci√≥n de la empresa como un elemento aislado de su entorno est√° absolutamente fuera de contexto hoy en d√≠a. As√≠, la forma en la que nos interrelacionamos con el entorno puede resultar clave¬Ľ, asegura Mart√≠nez.

Una empresa m√°s eficiente y menos contaminante es tambi√©n m√°s rentable. De hecho, en algunos sectores, las empresas m√°s comprometidas con la sostenibilidad son las m√°s competitivas. En este sentido, Mart√≠nez considera que cuestiones ambientales afectan de forma directa a los resultados en materias como la producci√≥n, la gesti√≥n de recursos, los ahorros energ√©ticos, el control de emisiones o la generaci√≥n de residuos. ¬ęUn control de todos estos elementos pueden suponer importantes recortes que faciliten la viabilidad econ√≥mica de las empresas. Adem√°s, las m√°s respetuosas con el medio ambiente son mucho m√°s atractivas desde el punto de vista de la inversi√≥n, por lo que tienen m√°s capacidad de acceso a financiaci√≥n o ampliaciones de capital¬Ľ, a√Īade Mart√≠nez.

Economía circular

Esta misma semana, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentaci√≥n y Medio Ambiente, Isabel Garc√≠a Tejerina, y el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, firmaron el ¬ęPacto por una Econom√≠a Circular: El compromiso de los agentes econ√≥micos y sociales 2018-2020¬Ľ, al que se han sumado 53 entidades, cuyo objetivo es impulsar la transici√≥n baja en emisiones a trav√©s de conjunto de acciones concretas. La Asociaci√≥n Espa√Īola de Fabricantes de Autom√≥viles y Camiones (ANFAC), la Federaci√≥n Espa√Īola de Industrias de Alimentaci√≥n y Bebidas (FIAB) o Ecovidrio son algunas de las organizaciones que se han adherido al acuerdo.

Y es que desarrollo econ√≥mico y medio ambiente, hasta hace poco a√Īos enemigos irreconciliables, han reconducido su relaci√≥n y, hoy en d√≠a, m√°s que nunca, est√°n obligados a entenderse. Surge un nuevo concepto, el de la ecoeficiencia, una idea que significa a√Īadir cada vez m√°s valor a los productos y servicios, consumiendo menos materias primas, generando cada vez menos contaminaci√≥n a trav√©s de procedimientos que sean ecol√≥gica y econ√≥micamente eficientes y previniendo los riesgos.

Sostenibilidad

Esta preocupaci√≥n creciente ha dado lugar a la creaci√≥n de √≠ndices de sostenibilidad, como el Dow Jones Sustainability Index, considerado por muchos la referencia del concepto sostenible y responsable para los mercados. Indra es una de las compa√Ī√≠as espa√Īolas que forma parte del √≠ndice. De hecho, la empresas tecnol√≥gica ha renovado recientemente su presencia en el mismo, con lo que ya son doce a√Īos seguidos de permanencia. La compa√Ī√≠a que presiden Fernando Abril- Martorell es una empresa comprometida con la eficiencia energ√©tica, la sostenibilidad y el medio ambiente. De hecho, algunos de los √ļltimos proyectos en los que est√° trabajando est√°n orientados hacia esta ecoeficiencia. As√≠, ha desarrollado junto a Repsol una tecnolog√≠a √ļnica en el mundo para la detecci√≥n autom√°tica y temprana de fugas de hidrocarburos en la superficie acu√°tica, HEADS (Hydrocarbon Early Automatic Detection System). Asimismo, es una de las grandes impulsoras de las redes inteligentes (¬ęsmart grid¬Ľ), unas de las principales herramientas de eficiencia energ√©tica. Su soluci√≥n permite la monitorizaci√≥n y control directo de redes de media y baja tensi√≥n, as√≠ como la integraci√≥n eficiente de recursos energ√©ticos distribuidos . Indra tambi√©n se ha convertido en la empresa de referencia en Espa√Īa para que empresas y particulares logren la certificaci√≥n LEED de construcci√≥n sostenible. La compa√Ī√≠a ha logrado que el 100% de los edificios para los que ha prestado sus servicios de consultor√≠a hayan sido certificados. Entre su proyectos, destaca la certificaci√≥n LEED Oro del Centro de Proceso de Datos del BBVA en Tres Cantos (Madrid). Gracias a las mejoras implantadas con el asesoramiento de Indra, el edificio consumir√° un 27% menos de energ√≠a y un 50% menos de agua potable.

Las renovables ganan peso

La renovables ganan, a√Īo tras a√Īo, peso. En 2016, el 40,8% del total de generaci√≥n tuvo su origen en energ√≠as limpias, frente al 36,9% del a√Īo anterior, seg√ļn datos de REE. Por tecnolog√≠as, la nuclear, con un 22,9%, encabez√≥ la producci√≥n energ√©tica peninsular, seguida de la e√≥lica (19,3%) la hidr√°ulica (14,6%) y el carb√≥n (14,4%), mientras que el restante 28,8% de la generaci√≥n se reparti√≥ entre los ciclos combinados (10,5%), la cogeneraci√≥n (10,4%), la solar (5,2%) y otras (residuos y otras renovables, 2,7%). Este aumento de renovable en el ¬ęmix¬Ľ de generaci√≥n peninsular se tradujo en un descenso en las emisiones de CO2 en relaci√≥n al a√Īo anterior de un 18,3%, hasta 63,5 millones de toneladas.

Source: The PPP Economy

About admin

GrupoUnetcom