Ir a…

The PPP Economy

People Planet Profit Economy - Spanish Ed

RSS Feed
Cotizaciůn Ibex 35

Wednesday, December 1, 2021

El terremoto proteccionista


En apariencia, Donald Trump no representa ninguna amenaza directa para la econom√≠a espa√Īola: por un lado, no somos uno de los pa√≠ses a los que haya apuntado con su dedo acusador ‚Äďen este sentido, mucho mayor motivo de preocupaci√≥n han de tener M√©xico o China‚Äď; por otro, aun cuando tratara de penalizar el acceso de las exportaciones espa√Īolas al mercado estadounidense, nuestra dependencia econ√≥mica de Estados Unidos resulta m√°s bien marginal, de modo que el da√Īo m√°ximo que podr√≠a causarnos se halla bastante acotado.

Sin embargo, los riesgos del incipiente proteccionismo del magnate republicano van mucho m√°s all√° de las medidas que directamente pueda adoptar contra Espa√Īa. Y es que las repercusiones de su revigorizado mercantilismo podr√≠an da√Īarnos por dos v√≠as: la primera, mediante un encadenado cierre de los mercados exteriores con epicentro en EE UU; la segunda, a trav√©s de la rehabilitaci√≥n pol√≠tica del discurso nacionalista y proteccionista.

En cuanto al primer riesgo, se tratar√≠a de una reedici√≥n de los hechos acaecidos durante la Gran Depresi√≥n del per√≠odo de entreguerras. En 1930, el Congreso estadounidense aprob√≥ uno de los mayores aranceles exteriores de la historia del pa√≠s: el arancel Smoot-Hawley. Esta pol√≠tica da√Ī√≥ muy severamente al principal socio comercial de EE UU ‚ÄďCanad√°‚Äď que inmediatamente respondi√≥ elevando sus propios aranceles; al poco tiempo, y ya en el √°mbito europeo, Francia, Reino Unido y Alemania tambi√©n respondieron cerrando sus propias fronteras. Llegados a ese punto, todo el comercio internacional hab√≠a quedado ya desintegrado incluso para aquellos que no eran socios directos de EEUU. Pero, ¬Ņpor qu√© raz√≥n los aranceles de unos pa√≠ses inducen al resto a imponer los suyos propios?

La √ļnica raz√≥n no cabe buscarla en la adopci√≥n de represalias comerciales ‚Äď¬ęsi t√ļ me castigas a m√≠, yo te castigo a ti¬Ľ‚Äď, sino tambi√©n en un intento de ayudar a las compa√Ī√≠as nacionales que se han visto penalizadas por los aranceles extranjeros. Y es que si un gobierno for√°neo cierra su mercado a las empresas nacionales, es muy probable que el gobierno nacional decida cerrar su propio mercado para que las compa√Ī√≠as exportadoras puedan reubicar parte de sus ventas en el interior del pa√≠s. Por ejemplo, si una empresa espa√Īola vende televisores a Francia y el Ejecutivo franc√©s la bloquea, el Gobierno espa√Īol tendr√° tentaciones de impedir que empresas extranjeras vendan en Espa√Īa para que los consumidores nacionales est√©n dispuestos a comprar los televisores que ya no podemos exportar a Francia.

Desde esta perspectiva, si EE UU impone aranceles a M√©xico o a China, existir√° el riesgo cierto de que, a su vez, M√©xico y China impongan aranceles sobre terceros pa√≠ses para dar ox√≠geno interno a aquellas de sus compa√Ī√≠as exportadoras que se vean desplazadas de EE UU. Pero, al hacerlo, penalizar√°n a terceros pa√≠ses que tambi√©n podr√≠an querer ¬ęprotegerse¬Ľ mediante nuevos aranceles. La oleada mercantilista bien podr√≠a terminar golpe√°ndonos como fichas de domin√≥ que van cayendo una tras otra.

Pero, adem√°s, existe un segundo motivo por el cual resulta preocupante el auge proteccionista de Donald Trump: aun cuando sus medidas econ√≥micas no nos afectaren ni directa ni indirectamente, el republicano s√≠ est√° contribuyendo a difundir el virus mercantilista por todo el planeta. Cuando EE UU adopta una determinada pol√≠tica, muchos se animan a copiarle. Desde esta √≥ptica, los errores nacionalistas de Trump podr√≠an ser importados a Europa: sin ir m√°s lejos, el Frente Nacional de Marine Le Pen ya ha reclamado un rearme proteccionista de su pa√≠s frente a la competencia ‚Äďa su juicio‚Äď desleal que ejercen pa√≠ses como Espa√Īa. Y ese golpe s√≠ nos impactar√≠a de lleno por cuanto Francia es el principal destino de nuestras exportaciones.

En suma, aunque la guerra comercial directa entre EE UU y M√©xico pueda no ser, de momento, demasiado relevante para Espa√Īa, no deber√≠amos despreocuparnos de la posible transici√≥n hacia un mundo mucho m√°s desglobalizado. Semejante terremoto s√≠ terminar√≠a por perjudicarnos.

Source: The PPP Economy

About admin

GrupoUnetcom