Ir a…

The PPP Economy

People Planet Profit Economy - Spanish Ed

RSS Feed
Cotización Ibex 35

Tuesday, August 11, 2020

Los bajos tipos y la OPA sobre BPI, retos del presidente de CaixaBank


El cambio de caras al frente de CaixaBank, con la sustitución de Isidro Fainé por Jordi Gual, ha cogido a la entidad bancaria en pleno desarrollo de su plan estratégico para el periodo 2015-2018, mezclado, a su vez, con un contexto marcado por los bajos tipos de interés, por la exigente regulación europea de la banca y, desde el pasado viernes, por el Brexit. En este contexto, el nuevo presidente de la entidad, junto con el consejero delegado Gonzalo Gortázar, deben hacer frente a toda este serie de retos junto a la difícil resolución de la OPA sobre el banco portugués BPI.

Fainé, en cualquier caso, será desde mañana mismo presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, el primer accionista del banco, y de Criteria, el holding en el que se concentran las participaciones industriales relevantes como Repsol, Gas Natural y Cellnex. No obstante, las nuevas exigencias del Banco Central Europeo obligan a la fundación a reducir su participación en la entidad financiera o se la consideraría un grupo bancario consolidado que estaría, por lo tanto, sujeto a las exigencias reguladoras del sector. Tras el rescate de las cajas de ahorros, el BCE impuso la obligación de que la presidencia de Criteria, La Caixa y la fundación bancaria no recayera en la misma persona para mejorar el gobierno corporativo de la entidad. De esta forma, el grupo, que actualmente controla el 56,8%, debería situarse por debajo del 40% del capital de la entidad financiera. Es decir, renunciar a un 17% del capital en los próximos meses.

CaixaBank, como el resto del sistema bancario español, se enfrenta a la política de tipos bajos impuesta por parte del Banco Central Europeo y las dificultades de hacer negocio en este contexto. Al respecto, Gortázar manifestó no hace mucho que la política monetaria impulsada por Mario Draghi «hasta ahora se ha hecho bien», pero que está «al límite». El BCE, sin embargo, parece convencido de mantener esta política hasta al menos 2019 o 2020, lo que obliga a los bancos a obtener ingresos por otras vías, como por ejemplo las comisiones. CaixaBank, al fin y al cabo, fue pionera a la hora de incrementar las comisiones en sus cajeros a los clientes de otras entidades. Gortázar, en una conferencia, defendió las ventajas con las que cuenta la entidad a la hora de afrontar esta excepcional situación monetaria. La clave, según explicó, está en que la firma catalana ofrece un supermercado financiero que combina la propiedad de los negocios de generación de productos, como seguros o gestión de fondos, con una excelente red de distribución que permite la proximidad con el cliente en paralelo a un modelo digital.

Respecto al BPI, CaixaBank se ha encontrado con la resistencia de alguno de los accionistas pese a que la entidad aceptó la segunda oferta del banco catalán. De hecho, el Banco Central Europeo, que tenía al BPI en el punto de mira por su excesiva exposición a Angola, decidió no sancionarlo por el momento y dar así tiempo a CaixaBank para resolver el problema si finalmente la oferta presentada sale adelante. Concretamente, el regulador optó por «conceder a CaixaBank un plazo de cuatro meses para resolver la situación, plazo que sólo empezará a contar una vez concluya la adquisición del BPI, en el presupuesto de que así ocurrirá como muy tarde a finales de octubre de 2016».

El plan estratégico, las líneas maestras pasan por cuadruplicar su rentabilidad. Es decir, pasar de una rentabilidad sobre activos (ROE) del 2,7% en 2014 a entre el 10-12% en 2018. CaixaBank quiere lograr un aumento anual del 5,7% en los ingresos originados por el negocio puramente bancarios. Al mismo tiempo, la entidad quiere reducir los costes, por ejemplo, renovando la plantilla y reorganizando las oficinas.

Source: The PPP Economy

About admin