Ir a…

The PPP Economy

People Planet Profit Economy - Spanish Ed

RSS Feed
Cotizacin Ibex 35

Monday, November 20, 2017

La industria alimentaria española quiere superar a Italia


El sector de la industria de la alimentación y bebidas española acaba de presentar sus resultados de 2016 batiendo récords de exportación y afianzándose como primer sector industrial del país. Su gran reto ahora es ampliar su presencia en nuevos mercados menos tradicionales. Así, este año la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) quiere reforzar su presencia en países de Latinoamérica, Oceanía y Oriente Próximo, concretamente en Australia, Irán y Arabia Saudí. «Nuestras cifras son muy positivas, pero hay que tener en cuenta que el margen todavía es muy amplio, y que estamos en disposición de hacerlo todavía mucho mejor. Estamos diversificando nuestra estrategia internacional a otros mercados y la calidad y seguridad de nuestros productos son día tras día un reclamo para consumidores de todo el mundo. En esta estrategia, 2017 va a ser un año clave y todo parece indicar que estamos en el buen camino», explica el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo. La industria española de alimentación y bebidas es la quinta gran potencia europea en producción junto a Francia, Alemania, Italia y Reino Unido. Además, en variables como la del valor añadido que aporta el sector, ya superamos a fuertes competidores como Italia. Las exportaciones aumentaron en 2016 un 8%, cifra que según señala García de Quevedo, volverá a incrementarse en 2017. «Nuestros objetivos son muy ambiciosos. Queremos situarnos en el cuarto puesto en las exportaciones, y, en un mayor espacio de tiempo, posicionar una empresa española de alimentación y bebidas dentro del ranking de las 25 más grandes de la UE», añade el director de FIAB. En 2016 el sector superó los 27.500 millones de euros de exportación, un dato que vuelve a consolidar a España en la sexta posición en el ranking exportador de la UE y la décima a nivel mundial. «De continuar nuestra industria con estos ritmos de crecimiento, mayores a los del conjunto de la UE, podríamos superar en el corto plazo a competidores como Bélgica e Italia», señala García de Quevedo.

FIAB quiere aumentar el número de empresas exportadoras con empresas más grandes. «El 95% de las compañías españolas que forman la industria de alimentación y bebidas son pymes. En este sentido nos estamos apoyando en la innovación, la sostenibilidad y la internacionalización como factores claves de motivación para la formación o creación de empresas de mayor tamaño que nos ayuden a ser más competitivos en el mercado global. Queda camino por recorrer pero se han dado pasos importantes en los último años», explica García de Quevedo. En esta senda, el director general de FIAB señaló que «no tienen cabida las medidas impositivas que penalizan el consumo y que sitúan a la industria en una posición de clara desventaja, afectando también a sectores afines como el turismo o la hostelería, tan ligados a nuestra actividad». García de Quevedo lamentó en este sentido que «en los últimos meses se hayan promovido iniciativas que ponen en riesgo el gran ritmo de crecimiento que ha alcanzado la industria de alimentos y bebidas. Es por esto que se hace necesario un entorno sólido y competitivo desde la promoción de iniciativas que incentiven la producción y mantengan el crecimiento sostenido».

En cuanto al ranking de productos que más exportamos destacan la carne, en especial las de cerdo con transacciones por valor de 4.421 millones de euros, seguido del aceite de oliva (3.366 millones de euros), pescado y conservas (2.905 millones de euros), vino (2.745 millones de euros) y conservas vegetales (1.438 millones de euros). Francia sigue siendo nuestro principal mercado de destino (4.361 millones de euros), seguido de Italia (3.418 millones de euros). Fuera de Europa, Estados Unidos se sitúa a la cabeza, seguido de China, Japón, Suiza y Méjico.

Entre los retos del sector se encuentran la digitalización, la sostenibilidad medioambiental y una mayor apuesta por las políticas de I+D+i. Todo ello en un entorno donde el consumidor ha cambiado en los últimos años de manera significativa, haciéndose cada vez más exigente. «Durante los años de mayor complejidad en la coyuntura económica, el precio era un factor muy determinante para las familias a la hora de decantarse por un producto u otro. Hoy también se tiene en cuenta, pero la calidad y la variedad han influido mucho en la toma de decisiones de compra. Tenemos un consumidor más informado, más preocupado por su bienestar y salud. La industria se adapta continuamente a sus necesidades y la sociedad es parte de nuestro compromiso y responsabilidad», concluye García de Quevedo.

Source: The PPP Economy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About admin