Ir a…

The PPP Economy

People Planet Profit Economy - Spanish Ed

RSS Feed
Cotizacin Ibex 35

Monday, August 2, 2021

¿Es el arte de venderse exclusivo de los hombres?


Hay muchas razones que podrían explicar por qué las mujeres ocupan menos puestos de dirección que los hombres, entre ellas su incorporación tardía al mercado laboral, el papel que juegan en el entorno familiar y una cultura masculina demasiado arraigada. Podría ser también una cuestión de que no se saben vender o de que quedan demasiados «baby boomers» en activo, entre los que todavía hay muchas mujeres que no se llegaron a incorporar nunca o poco al mercado laboral.

La abogada Emilia Zaballos es una convencida de que solo hay una forma de caminar por la vida sin pasar desapercibido y es «haciendo mucho ruido». Éste ha sido siempre su lema a la hora de ejercer su profesión, y tiene claro que las mujeres «no se saben vender». Más del 50% de los empleados de todo el mundo son mujeres, pero menos del 25% de ellas ocupan cargos de alta dirección. Según un estudio de ManpowerGroup, en general los directivos creen que habrá que esperar otra generación para igualar el terreno de juego, concretamente una media de 17 años. «En el mundo empresarial las mujeres no lo tenemos fácil, tenemos que trabajar diez veces más para que se nos reconozca. No es machismo, los hombres nos ven como un peligro y cuando gozamos de buenas capacidades no quieren que les desplacemos», opina Zaballos. Hace 30 años que fundó su despacho Zaballos Abogados y habla con conocimiento de causa. «Es un problema de aceptación, porque hombres y mujeres tenemos las mismas capacidades y sin embargo, mientras las mujeres somos demasiado exigentes con nosotras mismas y tendemos a infravalorarnos, los hombres dominan el arte de venderse aunque estén menos preparados. Si Albert Einsten no se hubiera encargado de que sus conocimientos se difundieran, éstos habrían pasado desapercibidos».

Los hombres directivos que pertenecen a la «generación X» (entre 35 y 45 años) y los «baby boomers», los nacidos entre 1946 y 1964, son los más optimistas y ven la paridad de género consolidada en 14 años. Sin embargo un tercio de las jóvenes menores de 35 años, las «millennials», admite que nadie de su empresa ayuda a las mujeres a acceder a cargos de liderazgo pero están seguras de que son la generación que conseguirá la paridad de sexo. Pero también son cautas con el cálculo: han de pasar 22 años para que sea una realidad.

Maria José Martín, directora general de Right Management, es de la opinión de que los cambios llegarán y el ritmo será cada vez mayor, pero los mandos intermedios tienen que poner de su parte. «Por lo general, los CEO son conscientes de la valiosa aportación de la mujer al negocio, sin embargo cuando se baja a la escala de “management” las cosas se complican más por el menor entrenamiento del liderazgo, con un estilo más directivo y un modelo organizativo menos flexible», apunta Martín. Pero para igualar el terreno de juego, las mujeres tienen que poner de su parte. «De momento, abandonar el miedo y aprender a arriesgar, porque mientras que ellas son incapaces de presentarse a un puesto de trabajo reuniendo el 80% de los requisitos que se demandan, un hombre sí lo hará aunque reúna menos competencias. Tenemos que ser protagonistas de nuestro desarrollo», añade esta directiva.

Source: The PPP Economy

About admin

GrupoUnetcom